Konvergencias Blog

Cultura y Valores

By

¿Qué significan “Obra, Labor, Trabajo”?

 

Usualmente usamos estas palabras como sinónimos, como algo que puede reemplazarse fácilmente una por otra diciendo finalmente lo mismo. Pero… ¿será así?

Si nos fijamos en el origen de las mismas, las diferencias son enormes.

Obra, opus, designa una tarea creadora, y su uso está en la traducción latina del Génesis al referirse a la creación del mundo por Dios.

Labor se usaba para designar la tarea agrícola, asociada a la tristeza, a algo menor. De ahí que lo difícil de producir o conseguir merezca ser nombrado como “laborioso”.

Y la palabra trabajo tiene el más cruel de los orígenes. Proviene de tripalium, máquina de tres estacas destinada a herrar a los animales reacios de contener, y luego se aplicó genéricamente a los instrumentos de tortura.

Como vemos, el trabajo se convertirá en un negocio, en una negación del ocio, que será ya en la antigüedad lo que caracteriza al hombre libre, a la persona que no necesita trabajar, la que no está sometida al tripalium. Ser libre, entonces, se formó con un trasfondo que tiene el aroma y el sabor de no vivir en la obligación de trabajar…