Konvergencias Blog

Cultura y Valores

By

¿No hay solución?

Matthieu Galey le pregunta a Margueritte Yourcenar:

-¿Entonces no hay solución?

-Sólo veo soluciones parciales, y más emocionantes, por otra parte. San Francisco, San Bernardo, Maese Eckhart, son otras tantas soluciones parciales. La Madre Teresa recogiendo moribundos en las calles de Calculta, Dorothy Day recogiendo vagabundos en las calles de New York, Gandhi frecuentando a los intocables, ofrecen soluciones parciales. El más insignificante defensor de los derechos cívicos o humanos está en el mismo caso. Pienso también en Ralph Nader, que inicia en Estados Unidos la lucha contra los productos adulterados por los grandes trusts alimenticios; en Rachel Carlson, insultada porque fue la primera en advertir sobre el peligro ecológico; en Marguerite Sanger, que asume la ignominia de ser la promotora de la anticoncepción; en Mme. Gilardoni, en Francia, con cuya amistad amistad me honro, luchando contra las crueldades infligidas a los animales en los mataderos. No se puede decir que sus esfuerzos hayan sido inútiles, pero los reformadores desaparecen, algo del ardor de los comienzos se extingue hasta la llegada de un nuevo animador y, mientras tanto, el error y el mal siguen proliferando en una total inercia.

En: Matthieu Galey, Margueritte Yourcenar, Con los ojos abiertos. París, 1980.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>