Konvergencias Blog

Cultura y Valores

By

El amor, ahh el amor

elamor

 

¿Qué no se ha dicho ya sobre el amor? Desde Horatio el romano a Octavio Paz, desde Cátulo -también en la Roma antigua- a Ortega y Gasset. Pero también George Steiner hace oír su voz, y lo grita, y acusa a muchos, y defiende a otros, y lo celebra:

   ”El amor es la oposición dialéctica del odio, su reflejo contrario. El amor es, en diversos grados de intensidad, el milagro imperativo de lo irracional. Temblar, en lo más hondo de nuestro espíritu, hasta el último nervio y el último hueso, ante la visión, ante la voz, ante el más leve roce del ser amado; luchas, trabajar, mentir sin tregua para alcanzar al hombre o a la mujer amados, para estar cerca de ellos; transformar la propia existencia -personal, pública, psicológica, material- en un instante imprevisto, en la causa y consecuencia del amor; experimentar un dolor y un vacío inefables en ausencia del ser amado, cuando el amor se marchita (…) Es, dentro de las posibilidades, la madurez del espíritu. Equiparar este universo de experiencias con la líbido, como hace Freud, expresarlo en términos de biogenética, de procreación, son reducciones casi despreciables. La sexualidad puede ser secundaria, fugaz, o estar completamente ausente. El feo, el pérfido, el más malvado de los seres humanos puede ser objeto de un amor apasionado y desinteresado. El deseo de morir por el ser amado, por el amigo -l’aime, como se expresa en francés, de un modo tan exacto y luminoso- (…). Más allá de la razón, más allá del bien y del mal, más allá de la sexualidad, que, incluso en la cumbre del éxtasis, es un acto tan insignificante y efímero. Me he pasado la noche bajo la lluvia, calándome hasta los huesos para ver un instante a mi amada doblar en una esquina. Puede que ni siquiera fuese ella. Dios se apiada de quienes nunca han conocido la alucinación de la luz que llena la oscuridad durante esta vigilia.”.

De: George Steiner, Errata. El examen de una vida, Siruela, Madrid.