Konvergencias Blog

Cultura y Valores

By

TEANO O EL ELOGIO DE LA SABIDURÍA

teano

Teano, unos  2500 años atrás, fue una de las mujeres de la escuela pitagórica. Debemos recordar que esta escuela se fundamentaba en las enseñanzas de Pitágoras, para quien la realidad del universo era comprensible a través de los números, pues todo se organizaba en relación a ellos. La escuela con su nombre se extendió por varias ciudades del mundo antiguo, especialmente por lo que hoy es Italia y Grecia.

Pero no es la propia escuela lo que ahora nos interesa sino Teano, quien fuera según algunos historiadores hija del mismo Pitágoras, pero según la mayoría fue en realidad esposa de éste. Filocoro, autor de un libro: “Selección de mujeres heroicas”, consideró que las muchas mujeres presentes en la escuela pitagóricas debían ser consideradas como “heroicas”, dado que la presencia de ellas en la filosofía era de por sí un hazaña en tiempos en que su lugar en la sociedad era la casa o ser meretriz.

Teano y Pitágoras tuvieron dos hijos o dos hijas, según sean las fuentes que se estudian. Pero otros hablan de que fueron tanto dos los varones como dos las mujeres. Uno de los hijos, Telauges, fue con el tiempo maestro de otro filósofo de renombre: Empédocles.

Se dice que Teano escribió poemas, cartas de tenor filosófico e histórico, y que era muy hábil para la oratoria y la disputa. A uno que ironizaba sobre cuánto tardaba una mujer en purificarse después de haber estado con un hombre, le respondió: “Inmediatamente, si es con varón propio; nunca, si es con otro”. Muerto Pitágoras, fue Teano quien continuó dirigiendo la escuela.

 Plutarco, en su libro “Preceptos Conyugales”, aproximadamente unos 500 años después de Teano, sentencia que se puede conseguir perlas de una mujer rica e incluso vestidos de seda, si se dispone de mucho dinero, pero los ornamentos de Teano y otras filósofas de ilustre fama es posible conseguirlos sin pagar, “adornarte con ellos, y vivir una vida gloriosa y feliz”, pues esos ornamentos son la llamada sabiduría.

Y qué mejor elogio que ése para Teano. Y qué mejor advertencia que ésa para quienes reflexionan sobre el sentido de la vida.