Konvergencias Blog

Cultura y Valores

By

Tito: es necesario tu actitud.

Titus1

Aunque su nombre completo fue Titus Flavius Sabinus Vespasianus, ha quedado en la historia simplemente como Tito, el emperador romano que muriera a los 42 años, tras haber ejercido su cargo por dos años. Popular y querido por los romanos, contó en su haber el haber terminado con la construcción del Coliseo (inaugurado con juegos que duraron 100 días), su generosidad con las víctimas de la erupción del volcán Vesubio y las del incendio de Roma. Además, no sin ironía, los historiadores destacan que en su reinado no hubo senadores que murieran por haberlo él ordenado.  Entre las críticas a su gestión figura que se desaprobó su relación de convivencia con Berenice, princesa judía de fama turbia, quien finalmente tuvo que regresar a Jerusalén. Precisamente la destrucción del  Templo de Jerusalén es lo que lo convierte en enemigo del pueblo judío y sus cronistas.

Pero lo que aquí se quiere recordar es cuando dictamina la abolición de la Ley de Felonía en lo que hace a los que condenaban su tarea como emperador.  Sabemos que felonía es el nombre que recibe todo delito mayor que merece, según épocas y lugares, penas de muerte o prisión de por vida o larguísimos años de cárcel. Tito expresó:

-Si alguien habla injustamente de mí, lo compadezco. Y si murmura con razón, castigarlo me haría un hombre injusto.

Ayy Tito, ayy Tito, cuánta falta nos hace actitudes como ésa en estos tiempos…