Konvergencias Blog

Cultura y Valores

By

HABLO DE LAS PEQUEÑAS COSAS

 

guzheng 28

No hablo de las grandes felicidades, cada cual tiene su lista, sus logros y sus esperas. Hablo de las pequeñas cosas, ésas que de tan chiquitas parecieran no existir, o que no las advertimos.

Por ejemplo, vamos caminando, estamos en una plaza, un patio, un balcón, y de pronto una brisa suave sucede y nos abraza, está unos minutos que asoman como muchos y luego sigue su marcha, y nos deja otro, nos deja cambiados, nos deja inesperadamente nuevos. Sólo es necesario sentirla.

También nos pasa que alguien, sin motivo, en la fila de un banco, de un supermercado, de un bar, ante una pregunta que le hacemos nos responde con una sonrisa dulce, inmerecida casi, una sonrisa proclamadora de puentes agradables, y uno se sorprende y después se pregunta, tal vez no en ese momento pero seguro que luego, por qué tanto paraíso en los pequeños gestos.

Podría seguir con más referencias, pero hablo de que estoy llegando a casa, apenas entre te besaré y acariciaré tu rostro, ese milagro cotidiano que de tan cotidiano olvidamos con frecuencia que es un absoluto milagro, y mi mano acomodará tu cabello que no lo necesita pero que me gusta hacerlo, y Olivia, nuestra perra, se refregará en nuestras piernas, celebrando que he llegado, con un coro de brisas y sonrisas y manos femeninas que tocan en un guzhen:

 https://www.youtube.com/watch?v=wJnLPX7YpJA&index=3&list=PLglzhCF1qBInUg9tvTmZ-xD3j_6kLjTBE