Konvergencias Blog

Cultura y Valores

By

Ética en el mundo de hoy

El problema de los valores en nuestro mundo de hoy es tremendo. Estados, comunidades, grupos, personas, se enfrentan o acuerdan por su aceptación o no de valores de vida y de muerte, de comportamiento civil y empresarial, etc. Traemos acá los conceptos de Edgar Morin para este problema, y detallamos lo que significa el imperativo categórico en lo moral, proclamado por Inmanuel Kant. Es decir, ¿de qué forma debemos obrar?“El problema de los valores en el siglo XXI vendrá de la mayor complejidad ética. Hasta ahora, el problema de los fundamentos de los valores era extremadamente sencillo: Dios había ofrecido leyes a los seres humanos para que pudieran hacer el Bien. Por otra parte, en el contexto laico de sociedades muy unidas sucedía lo mismo, ya que los preceptos éticos estaban profundamente interiorizados. Obedecer y respetar los valores era cosa evidente.

Por supuesto, las cosas cambian con el aumento de la autonomía y de la responsabilidad individual, ya que el imperativo no viene de Dios, ni de la religión, ni del Estado, ni de la Sociedad, sino del propio individuo, de conformidad con el imperativo categórico de Kant (*). Este imperativo se ha vuelto insular, autoproductor y autojustificado, y esta situación debe evolucionar según la concienciación del hecho de que el ser humano no es únicamente el individuo, la sociedad o nuestra especie biológica, sino la trinidad que constituyen estos tres términos, en su interdependencia. Según esta visión, los valores dependen del individuo, a través de su responsabilidad, de su dignidad, de su virtud y de su honor, pero también del grupo y de la especie, sobre todo en un contexto de globalización”.

Edgar Morin: La Ética de la complejidad y el problema de los valores en el Siglo XXI, en: ¿Hacia dónde se dirigen los valores?, Coloquios del Siglo XXI, Unesco.

(*) Kant (1724-1804) expresó que las acciones humanas deben estar gobernadas por un principio que surja de la razón y no de ninguna otra autoridad, divina o no. El imperativo categórico, entonces, tiene tres formas:

1. Obrar de forma que nuestra acción se convierta en ley universal para todos, incluido uno mismo.

2. Obrar de forma que la persona humana sea un fin y no un medio.

3. Obrar de forma que uno sea un legislador en un reino universal de los fines.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>