Mujeres en la Roma antigua

Una de las diferencias principales entre la civilización griega antigua y la posterior romana es que en la primera la presencia femenina es fuerte en sus símbolos y muy pobre en su vida social e histórica: Atenea por un lado, y eso es todo. Safo, Aspasia, las mujeres que siguieron a Pitágoras, las que acompañaron a los cínicos, fueron excepciones. Todas las demás, por siglos, permanecieron obligatoriamente adentro. En Roma, sus fundadores no conocen el amor materno en una mujer sino en una loba. Incluso tienen que ir a robar mujeres de tribus vecinas (el rapto de las sabinas) porque no las había en el asentamiento original. Pero a medida que se desarrolla el poder romano, las mujeres van ganando espacio en leyes, costumbres, usos (sus reglas de divorcio y de herencia, por ejemplo). Vale entonces recordar algunos casos, donde las generalizaciones evidentemente no funcionan. Read More