Konvergencias, Filosofía y Culturas en Diálogo.

ISSN 1669-9092

KONVERGENCIAS LITERATURA

Año I Nº 2 Abril 2006

 

inicio

 

 

 


 

 

MUITAS AFINIDADES, Y ASÍ FUE.

Dulce Helfer (Brasil)

 

Traducción. Cristina Roganti (Brasil)

 


 

 

 

 

 

Mario parece más vivo que nunca en este año en que solo se habla de él.

 

Convivimos mucho en los últimos 10 años de su vida. Tres a cuatro veces por semana, tomábamos cafés, acompañados de mus. Sus originales eran leídos para mí, y muchos de ellos, después de pasados en limpio, me eran dados con dedicatorias cariñosas.

 

No sé bien como todo comenzó. Verdaderamente, a pesar de su edad, Mario tenía mejor memoria que yo. Solo sé que desde la primera vez que nos encontramos supimos de las afinidades que ciertamente alimentaríamos. Así fue.

 

En aquella época, el vivía en el Hotel Royal, respecto a lo cual después dijo que no era joya para vivir en una cajita. Con la mudanza para el hotel de la calle André da Rocha, quedamos geográficamente más próximos, yo tenía la costumbre de visitarlo tanto a media tarde cuanto por la madrugada, ya que los dos dormíamos tarde.

 

Nunca vi a Mario como un viejito. No tengo mucha noción de la edad, tengo amigos de todos las edades, menos de la mía. Para mí, no había diferencia caminar hasta la placita de la esquina del hotel  y pasear en el auto con él, o ir para salir con otras personas. La lucidez, el carácter y la personalidad de él me hacían bien, en un mundo con tantos aburridos.