Konvergencias, Filosofía y Culturas en Diálogo.

ISSN 1669-9092

KONVERGENCIAS LITERATURA

Año I Nº 3 Septiembre 2006

 

inicio

 

 

 


 

EN TORNO A LA POESÍA

 

Ernesto Fernando Iancilevich (Argentina)

 


 

 

 

 

 1. Los cinco niveles ontológicos de la poesía

 

   ¿Es la poesía algo discernible o más bien paradójico: un mostrarse y un ocultarse?  Si pudiéramos sospechar lo segundo, habría que indagar en qué sentido es la poesía un mostrarse y en cuál un ocultarse.

   Se muestra esto que se nos presenta ante la vista: el fenómeno.

   Así, la poesía, en su aspecto fenoménico, aparece en cuatro niveles ontológicos: 1) lingüistico (acontece en la lengua), 2) literario (se ubica como género en la literatura), 3) histórico (se sitúa en la historia de  la literatura), 4) crítico  (interroga  su  propio  hacer).  Por  cierto que  el cuarto estadio  no excluye los  tres precedentes, sino que los conserva y proyecta, al modo de interrogación provisional, en su ir hacia la visión.

    ¿Qué es lo que,  en rigor, se oculta, sino  aquello que,  depositándose por entero en la alteridad, se ensimisma?  Se habla de lo difícil para nuestro entendimiento, a saber, el carácter oculto que despliega la verdad, aun siendo desocultamiento. Dificultad de lo paradójico.  Porque si bien es propio de la verdad mostrar al ente, como una luz que  lo ilumina, también le es  natural ocultarse en él, como lo absolutamente otro del ente.

   ¿Es posible afirmar que lo oculto es lo menos obvio y también la más acuciante presencia,  al punto que entrama  toda la existencia? Ciertamente, por su mínima obviedad existencial, insinúa manifestación y huída: manifestación  en las causas  y huída en su ir hacia el origen.  En el ámbito originario desaparece ante la vista.

   Se precisa un concentrado ejercicio para advertir el cuerpo de lo ausente, un esforzado ensimismamiento para  saber ser junto a lo faltante. La existencia, como precipicio de muerte o renuncia, como salto o entrega, inicia al hombre en el camino de  regreso a sí mismo a través del complejo habitar interrogante.

   El quinto grado ontológico de la poesía es el metafísico; allí acaece cognoscitivamente en la visión. Conocer es un dar a luz lo oculto, un nacer del  ello. Acontece el despertar de la poesía en la órbita gnoseológica: particular encarnación de lo oculto en el hacer iluminado. La poesía, como iluminación, suscita el hacer iluminado o poetizar, habilitado para recibirla. Se puede hablar de una actualización de lo poético, un poner en acto o manifestar lo poético en cuanto potencia de lo oculto.

   Los cuatro primeros grados ontológicos resultan el propiciar anticipatorio de una potencia de lo oculto, un nacer del ello de lo oculto en el acá del poema. 

 

 

2. En poesía, la palabra conoce

 

   La palabra poética  -sujeto del poema- descubre y se descubre. Descubre al nombrar las cosas, afirmando sus cualidades, volviendo, por el decir, el habla a uno de  sus momentos instanciales. Se descubre al ser puesta en obra, al ser traída del  verbo a la voz del poema.  En este descubrir y descubrirse, la palabra, en poesía, conoce y vincula el  habitar humano con el morar originario. Así, el poema es vínculo y conocimiento en la palabra, pero no cualquiera arrojada caprichosamente por el desborde de lo espontáneo, sino donación de la gracia, gratuidad de la palabra que el poeta cultiva en la  paciente escucha que obedece. Esta unión  vindica el habla y  lleva al poeta a  la fundación del lenguaje por  la preparación  y  cuidado de  la lengua, que se encamina, por el hacer de quien la vela, en la voluntad del habla: en sus finales, a sus inicios de silencio. Lejos de anularse, el habla queda concentrada en el decir del poema y  las taciturnas del poeta: cuando el poeta se entrega al dictado poético en el decir concentrado del poema, retira u voz personal en el callar de silencio. 

   Decir (mostrar) y callar (ocultar) constituyen los dos momentos en el sentido del habla. En un continuus, el movimiento pendular entre ambos es uno y el mismo.

 

3. La linde

 

   ¿Qué esperar del poeta? La entonación de la pregunta insinúa una exigencia  pocas veces cumplida,  bien porque  se espera demasiado mucho, bien porque se espera demasiado poco de él y su hacer. En la pretensión de  comparar al poeta con  el sabio iluminado resuena tal grado de disparate  como en la de reducirlo a la condición de salvaje exaltado, sin atenernos a la simulación que circula bajo el sello de efusión sentimental u ocioso palabrerismo.

   El poeta pareciera acatar lo suscitado en el pensar: el sentido único de significados múltiples y las aporías que conlleva su paradójico curso. Le obedece pero no lo comprende más que en orden a los merecimientos que, en cada época, el pensar ha sabido ganar; vale decir, el poetizar del poeta no se adelanta al pensar del pensador, sino que lo traslada, lo descoloca para ubicarlo en otra orilla. Habita esa otredad, la del sentido, que, lejos de poder entender y explicar razonando, abraza y comprende viviendo. En un hombre confiado a tan entrañable oficio, la gracia que en él sobreabunda es ignorancia de quien perpetra la acción, avanzando en zona franca. Ignorancia no por déficit de conocimiento sino por exceso, por un  conocimiento que le excede y proyecta más allá de sí, que lo suelta y extralimita.

    El poeta comparte el horizonte de verticalidad del pensador y el místico. Sin ser ni el uno ni el otro, vela la oscura tierra en la noche oscura. Acaso por ello, tanto el pensador como el místico vuelven la mirada hacia él cuando quieren nombrar  profundidades y altitudes, porque es propio del  poeta arrebatar de lo profundo los latidos de la tierra  y  de lo alto los nombres de  lo desconocido. 

 

 

4. El poetizar

 

   El poetizar lo poético de la poesía lleva al poeta, en su hacer, a un asir esencial. Esta prestancia ontológica nos informa de cierta fiabilidad de que esta disposición abierta del poeta al decir o mostrar de las cosas pareciera ser merecedora, algo así como  una empatía cuyas claves podríanse explorar en el  hacer poemático de cada época en que,  alejando notoriamente su poematizar de convenciones literarias,  auténticos poetas se han mostrado no fuera del alcance de la crítica, en tanto  indagación rigurosa, sino de los vaivenes de la moda y el mercadeo.

     El verso -tenencia del poema en su deseo de ir hacia- encamina el lenguaje  como nombrar  que nos acerca,  en presencia  del poema, a lo poético de la poesía. El verso habla de lo que no está y habita en lo que  no dice. La poesía,  como lo no asequible y ponderable, nos falta; tenemos el poema, traducción de la experiencia del hombre en cuya reconditez lo poético se dona. El poetizar cultiva ese don, lo ampara y acrecienta, y, al hacerlo, ensancha los límites del mundo, forja la obra llamada poema. En su nombrar, el poetizar vislumbra la íntima relación  que el hombre desarrolla con lo otro, centro de otredad que quiere y no quiere decir su nombre: manifestación y huída cuyo poder o energía, a la vez, muestra y oculta realidad.

 

 

5.  El pensar y el poetizar

 

   Las afinidades entre el pensar y  el poetizar aparecen en las raíces del preguntar reuniente: ascesis y trascendencia.

    Por la ascesis nos entonamos en la gravedad del sí. Afirmar es fundar suelo,  sostener por  entre  lo disgregado, aceptando agradecidamente lo que nos ha sido dado. Se agradece la gratuidad del don y, a partir de allí, se mora el habitar, por la fundación de lo posible. La ascesis nos acerca la ganancia de un haber aceptado.  Vivir se hace posible sólo cuando se acepta la vida, esto es, la vida tal y como se le ha dado a uno. 

    Negación de negación, la afirmación del sí, lejos de disolver el no, lo contiene y  abriga, decide su trascendencia. El no de la renuncia voluntaria y hasta el de la privación negante no disgregan ser, lo concentran, no aminoran sentido a la vida, lo intensifican, acercan lo faltante en la quita de lo sobrante.

   La trascendencia se  muestra  transparencia.  Llevarse (trascender) es tenerse en lo otro hacia donde se es llamado, en el borde mismo en que uno se abandona y pone a  merced de lo otro. Este  llevarse entraña una aquiescencia de lo otro en uno, un ponerse abierto de lo otro en los términos existenciales de uno; esto se nombra transparencia y, a sabiendas del desocultamiento que promueve, transapariencia.

   Ascesis y trascendencia son tan propios del pensar como del poetizar,  mutuamente solicitados en el  preguntar reuniente.  En esta disposición vital  se patentiza  la obediente escucha de uno hacia lo otro que le excede, pero que, de un modo pregnante, lo forma y educa. No nos viene fácilmente el preguntar reuniente,  pues es lo menos obvio a la existencia, no va en dirección a ninguna salida ni suministra útiles para el progreso.

   El pensar y el poetizar no se  avienen al  desafío mundano; su consistencia no es  la  pre-meditación  del  rendimiento (saber de subsistencia) sino la meditación de la espera (saber de asistencia). Meditación de la espera significa permanencia en la guarda, disponibilidad y cuidado. Más que en ninguna otra actitud, el hombre alimenta en la espera la firme calma de ánimo, porque no sólo espera lo absolutamente otro de sí, también se espera a sí mismo, se aguanta.

   Recurriendo a la pregunta inicial ¿es la poesía algo discernible o más bien paradójico?, debiéramos preguntarla  –pensarla y hacer- la- desde la ascesis y hacia la trascendencia a que el preguntar reuniente nos convoca.

   El pensar o mirar esencial y el poetizar o  hacer esencial  conforman la habilidad  que permite al hombre sostener su condición en el haber de ser y nada. Esa habilidad esencial lo remite a la altitud y, en su correr o pasar de una parte a otra, a la fundación del habitar humano.

 

 

6. El preguntar

 

   El poetizar o hacer esencial nos retira del mundo para comprenderlo, y, cuando nos devuelve a él, su ingreso lo cumple por el nombrar. Y no se trata, entonces, de acosar las cosas con la mirada, sino de acatarlas en la contemplación, callar en su presencia, escucharlas y obedecer,  mostrándolas en  todo cuanto  ellas  tienen  para  decir.  El nombrar, entonces, es callar que transparenta el decir de las cosas.

   En la distinción agustiniana entre causa y origen encontramos género propicio para el desenvolvimiento de los contenidos enunciados en  nuestra pregunta inicial  ¿es la poesía algo discernble o más bien paradójico?, si es que estamos dispuestos a revisar los términos de la disyunción, sabiendo aceptar  como posible,

al preguntarlo separadamente, lo paradójico, en tanto referencia al origen, a la nada. En este retroceso, el pensar y el poetizar, por mutuo deseo, se revelan  preguntar en verdad. Retroceso que va de lo discernible en la causa a lo paradójico en el origen. 

   En esta clase de preguntar se pregunta no sólo metafísicamente, sino, ante todo, por la justificación de la metafísica. Y acaso acontezca en virtud de los márgenes o fronteras de la metafísica, de lo que ellos reservan y propician en lo hermético.

 

 

7. Meditación de la espera

 

La excepcionalidad de auténticos poetas acompaña la extrañeza que el  poetizar provoca en sociedades orgullosas por demás de sus propias fuerzas constructivas,  optimistamente confiadas en seguridades que ellas construyen y sobre las cuales porfían. Allí se desatiende lo sugerido por cada obra de arte, el dictado de sus voces múltiples, desentendiéndose del humano escuchar taciturno.

     Cuando la experiencia del misterio –en la audición de lo inefable y  contemplación de lo invisible-  estremece  la existencia  del hombre, éste, en comunión con lo otro cuya energía o poder lo anima y sostiene,  se  trasciende: no  un cuerpo estático, construido  por  versátiles presencias, sino extático, fundado en el consecuente dinamismo de la ausencia.

     La profundidad y lejanía en que se dispara el  preguntar en verdad, más  concentradamente que los méritos de nuestras fuerzas constructivas, nos acerca la experiencia de lo faltante, no bajo formas de penuria frente a lo inalcanzable, sí con alegría ante lo absolutamente otro por descubrir.

 

 

8. Un aforismo

 

    Del sánscrito, indirecto testimonio del indoeuropeo, nuestra matriz lingüística occidental, nos ha llegado del  siglo XV a.C. una sentencia referida a la poesía. En 1938, el simbolista francés René Daumal la exhumó en un artículo publicado en la revista Mesures. El aforismo dice:

 

"La poesía es una palabra cuyo sabor es la esencia"

 

    En esta oración  gramatical  y espiritual  resplandeciente de sugestión descansan con simplicidad los elementos poéticos.

    Analicemos sus contenidos, descomponiendo el enunciado en dos segmentos proposicionales.

 

La poesía es una palabra                     sabor es la esencia

                  1                                                 2

   

    Del segmento 1 abstraemos: la poesía

                                                     una palabra

   

    Confrontemos el artículo  determinado  que presenta el sustantivo poesía y el  indeterminado que precede al sustantivo palabra. ¿Qué se dice de poesía? Pues, algo indefinido, no determinado. El alcance de la poesía se verifica en el cuerpo de lo no determinado: una palabra.

 

    Del segmento 2 abstraemos: sabor  

                                           la esencia

   

   Sabor se atribuye a una palabra por mediación del  pronombre relativo cuyo. Sabor remite a impresión sensible.  Pero advertimos que se dice sabor es la esencia.  Si esencia apela a comprensión  intelectual,  nos encontramos  ante  una aparente contradicción, porque de algo sensible -sabor- se predica lo inteligible –esencia.

    La  paradoja sabor-saber habla de cruce y encuentro; y, como síntesis, de lo diferente sumido en lo mismo. Se sabe algo cuando se percibe la sensación que nos provoca y  también cuando se comprende el concepto que lo evoca. Esta ambivalencia no determina, enseña. Las señas muestran el camino del preguntar. Saber de sabor y saber de esencia van de camino y se acompañan en el  preguntar reuniente.

   La impresión sensible y la comprensión intelectual habilitan, en tanto heterogéneas, el despliegue de lo mismo: lo humano del habitar del hombre, en el sabor que percibe su temperamento sensible y en el saber que concibe su  carácter intelectual.

   Sinergia de saberes, pulsión de sentido, en la paciente espera del poeta. Cuando éste no puede callar, expresa, arroja al mundo, en la patente emergencia del poematizar, la cosa llamada poema.   

   El poema regresa la mirada al poematizar del poeta. El poematizar, al poetizar del hombre. Y el poetizar abandona la mirada a la contemplación de lo poético, a los ojos sin mirada y al decir de silencio.

    ¿Es la poesía algo discernible o más bien paradójico?  El camino de nuestra pregunta, ahora menos inocente y hasta peligroso, pareciera erguirse en lo angosto: ¿es la poesía algo o acaso su total ausencia,  el vacío que congela el salto?  

 

 

 

 

Bibliografía consultada

 

 

1. AGUSTIN: Obras. Traducción de Félix García. Madrid: Católica, 1946-50. 6 v. Biblioteca de Autores Cristianos, 6.

 

2. ARISTOTELES: Poética. Traducción de Eilhard  Schelesinger. Buenos Aires, Barlovento, 1977. 149 p.

 

3. BAYLEY, Edgard: Realidad interna y función de la poesía. Rosario: Biblioteca Popular Constancio C. Vigil, 1966. 117 p. (Ensayos; 1).

 

4. BREMOND, Henri: La poesía pura. Buenos Aires: Argos, 1947. 278 p. (La Crítica Literaria).

 

5. CARLANA, Daniel: La lengua griega: posibilidades de la palabra y límites de las ciencias del lenguaje. En: Origen, año 1, Nº 1 (jul.-dic. 1988), p. 15-26.

 

6. ELIADE, Mircea: Mitos, sueños y misterios. Buenos Aires: Compañía General Fabril, 1961. 277 p.

 

7.  ELIOT, Thomas Stearns: Función de la poesía y función de la crítica. Barcelona: Seix  Barral, 1968. 165 p. Biblioteca Breve de Bolsillo; 20.

 

8. FERRATER MORA, José: Diccionario de filosofía. 5a ed. Buenos Aires: Sudamericana, 1965. 2 v.

 

9. HEIDEGGER, Martin: Carta sobre el humanismo. Madrid: Taurus, 1966. 73 p.

 

10. HEIDEGGER, Martin: Conceptos fundamentales: curso del semestre de verano, Friburgo, 1941. Madrid: Alianza, 1999. 182 p. (El Libro Universitario: Filosofía y Pensamiento, Ensayo).

 

11. HEIDEGGER, Martin: De camino al habla. 2a ed. Barcelona: Odós, 1990. 246 p.

 

12. HEIDEGGER, Martin: Heráclito. Barcelona: Ariel, 1986. 220 p. (Filosofía).

 

13. HEIDEGGER, Martin: Hölderlin y la esencia de la poesía. En su: Arte y poesía. México, D.F.: Fondo de Cultura Económica, 1979. p. 125-149.   

 

14. HEIDEGGER, Martin: Poéticamente habita el hombre. En: Humanitas, año 7, Nº 13 (1960), p. 13-27.

 

15. HEIDEGGER, Martin: ¿Qué es metáfisica? Buenos Aires: Siglo Veinte, 1974. 164 p. Publicado con: Ser, verdad y fundamento: ensayos.

 

16. HEIDEGGER, Martin: ¿Qué significa pensar? Buenos Aires: Nova, 1958. 236 p. (La Vida del Espíritu).

 

17. HEIDEGGER, Martin: Sendas perdidas. Buenos Aires: Losada. 1960. 315 p. (Biblioteca Filosófica).

 

18. HEIDEGGER, Martin: Sobre la cuestión del ser. Madrid: Revista de Occidente, 1958. 77 p.

 

19. JUARROZ, Roberto: Poesía y creación: diálogos con Guillermo Boido. Buenos Aires: Carlos Lohlé, 1980. 173 p.

 

20. MANDRIONI, Héctor Délfo: Hombre y poesía. Buenos Aires: Guadalupe, 1971. 175 p.

 

21. MARITAIN, Jacques; Raissa: Situación de la poesía. Buenos Aires: Desclée de Brouwer, 1946. 96 p.    

 

22. MARTINEZ GARCIA, José Antonio: Propiedades del lenguaje poético. Oviedo: Universidad de Oviedo, 1975. 601 p.

 

23. MICO BUCHON, J. L.: Ética y estética del poeta. En su: Hombre, belleza y Dios: ensayos de estética. Madrid: Studium, 1969. p. 221-238.

 

24. MURENA, Héctor A.: La metáfora y lo sagrado. Caracas: Tiempo Nuevo, 1973. 109 p.

 

25. MURENA, Héctor A.: Sobre la naturaleza del verbo. En su: El pecado original de América. Buenos Aires: Sur, 1954. p. 69-86.

 

26. NICOLAS DE CUSA: De Dios escondido. Traducción de Francisco de Saramanch. Buenos Aires: Aguilar, 1965. 75 p. (Biblioteca de Iniciación Filosófica; 99). Publicado con: De la búsqueda de Dios.

 

27. OTTO, Rudolf: Lo santo: lo racional y lo irracional en la idea de Dios. Madrid: Alianza Editorial, 1980. 231 p. (El Libro de Bolsillo).

 

28. PAZ, Octavio: El arco y la lira: el poema, la revelación poétia, poesía e historia. 3a. ed. México, D.F.: Fondo de Cultura Económica, 1972. 305 p. (Sección de Lengua y Estudios Literarios).

 

29. PFEIFFER, Johannes: La poesía: hacia una comprensión de lo poético.3a. ed. México, D.F.: Fondo de Cultura Económica, 1959. 137 p. (Breviarios; 4).

 

30. POESIA Y SUEÑOS En: Enciclopedia Internacional de Ciencias Sociales. Barcelona: Aguilar, 1977.

 

31. WITTGENSTEIN, Ludwig: Los cuadernos azul y marrón. Madrid: Tecnos, 1968. 230 p. (Estructura y Función: 25 p.).